"Para que en ningún tiempo y en ningún lugar haya un niño que se sienta distinto". José Moyá Trilla. Neurólogo Infantil. Creador del método CEMEDETE

miércoles, 3 de agosto de 2011

¿Suelo?, ¿Y qué significa "suelo"?

Siempre recomiendo a  los papás dejar al niño en el suelo a partir del III Nivel de Desarrollo (un niño sano lo alcanza alrededor del 4º mes de vida), cuando ya es capaz de voltear, o está cerca de conseguirlo. Esto es, cuando con la mirada es capaz de asir el objeto, ya es capaz de verlo, desearlo y por tanto intentar alcanzarlo. Pero creo que el concepto “suelo” no logro hacerlo entender.

El suelo es el gran maestro del movimiento del niñ@, pues le ofrece a éste la necesidad de moverse por sí mismo al mismo tiempo que la posibilidad de desplazarse sin esperar a que le muevan la sillita o que al adulto que le lleva en brazos se desplace.

Por otra parte, el suelo, con su dureza, además de ser un gran estimulante de cambios posturales, evita muchas de las deformidades que tienen su origen en la primera infancia.

Es un ambiente de relación muy rico en experiencias, aunque debemos evitar o vigilar los grandes enfriamientos y la existencia de cuerpos peligrosos que pudieran provocar traumatismos o accidentes importantes.

Con la alfombra, manta o moqueta debemos aislar del frío al bebe de niveles IV, V, VI. A partir de este nivel será difícil conseguirlo, dado que la capacidad motriz  del propio niño le permitirá desplazarse prácticamente por la superficie de toda la casa. Pero, por otra parte su estructura defensiva y adaptativa ya está más madura y resulta para él menos problemático adaptarse al frío. (Ver vídeo de bebe arrastrador)

A medida en que le niño avanza en su evolución, cada vez está más horas despierto durante el día. La mayor parte de estas horas debe pasarlas en el suelo.


El suelo es su mundo y su campo de intereses. Los adultos, los educadores, debemos de establecer la mayor parte de formas de relación también en el suelo.
Es decir, para encontrarnos con ese bebe debemos bajar a su mundo en lugar de limitarnos siempre a cogerle en brazos o sujetarle sobre nuestras piernas cuando estamos sentados.

Sólo de esa forma conseguiremos que el bebe goce de una etapa de suelo suficientemente rica en contenidos y suficientemente prolongada de tiempos de vivencia.

Si no lo hacemos así, el bebe, muy pronto, forzando su propia estructura y creando una disarmonía en su propio desarrollo usará cualquier recurso para ponerse de pie mucho antes de estar suficientemente preparado para ello, y lo hará buscando el mundo de relación que es su primer centro de interés, dado que en él se siente y se vive a sí mismo como reflejo de la vivencia y la dinámica de los demás.

Así pues, durante esta etapa, la vida en el suelo adquiere una categoría superior a cualquier ejercicio o juego. La vida en el suelo se convierte en el “lugar de vida”, en el terreno donde asientan y tienen lugar todas la experiencias.

No debemos tomarlo como algo que hay que hacer un ratito al día. El bebe de nivel VIII (gateador nato) puede y debe estar unas 7 horas al día en el suelo, la mayor parte de las cuales debe estar acompañado por un adulto, su educador o educadores, con los cuales se identifica y establece una relación de comunicación que le presta la base fundamental para el desarrollo de su corporeidad y del resto de los elementos que configuran todo su proceso madurativo.

Desaconsejamos y consideramos altamente peligroso forzar cualquier tipo de postura que el niño no pueda adoptar por sí mismo (sentado, ponerse en pie) ya sea con la participación de un adulto que coloca al niño en esa postura, ya sea  con el uso de instrumentos pensados para este fin (cierto tipo de juguetes, andadores, parques, silloncitos o sillitas, almohadones, etc.)

4 comentarios:

  1. MUY BIEN CAROLINA RUZ!!! LO MÁS INTERESANTE DE TODO ESO QUE HABLASTE ÉS QUE LO UTILIZASTE CON NUESTRO NIÑO! ESTOY MUY CONTENTO.

    ResponderEliminar
  2. Genial artículo. Nosotras trabajamos en la misma línea en los grupos de juego, pero también encuentro, como tú, que me cuesta transmitirlo propiamente. La mayoría de los padres se asustan con esta recomendación!
    Te paso, por si os interesa, un par de artículo relacionados con éste. Gracias:

    La importancia del suelo en el desarrollo global del bebé: http://jugandoenfamilia.blogspot.com/2011/10/la-importancia-del-suelo-en-el.html

    El crecimiento es movimiento:
    http://jugandoenfamilia.blogspot.com/2011/04/el-crecimiento-es-movimiento.html

    Saludos,
    Montse Reyes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Montse!

      Tienes razón, se asustan, pero cuando nos ven con los pequeños o cuando al menos les comentas con ese entusiasmo, que sin duda ponemos, sobre las bondades de vivenciar el suelo, se interesan y lo intentan.

      Saludos

      Eliminar

TU OPINION IMPORTA

ARTÍCULOS