"Para que en ningún tiempo y en ningún lugar haya un niño que se sienta distinto". José Moyá Trilla. Neurólogo Infantil. Creador del método CEMEDETE

jueves, 10 de marzo de 2011

EL IMPULSO VITAL

  ¿Quién le ha preguntado a un bebe si quiere o no quiere aprender a hablar, si le apetece o no le apetece aprender a caminar, si desea o no desea ser persona?, ¿Qué mamá tiene duda de si su bebe hablará o caminará? Tenemos la certeza de que hablará, caminará y será un ciudadano más.
  El niño sano, sin ninguna patología, que disfruta de un entorno “normal”, tiene un Impulso Vital que le obliga a desarrollar las capacidades potenciales, que lleva impreso en sus genes, para ser una personal “normal”.
  Así, un niño sano, mamará instintivamente, caminará sin que le enseñemos, hablará antes de saber lo que está diciendo.
    Un niño sano hará todo lo que se esperaba de él sin darnos ni cuenta, sin que los adultos nos paremos a pensar en el milagro que le llevó a ser uno más de la “tribu”. No “hay que hacer” nada, nada más que acompañarlo, ofrecerse como modelo y poner algunos límites.
    Una de las cosas importantes que pierde un niño distinto es el Impulso Vital



Carolina Ruz
Pedagoga terapéutica

4 comentarios:

  1. ¡Hola a todos!
    En primer lugar, gracias por leerme.
    En segundo lugar,estoy recibiendo mensajes diciendo que no se publican los comentarios.
    He investigado un poquito y me parece que para dejar un comentario hay que ticar la flecha que hay a la derecha de "comentar como" y ticar en NOMBRE (pones tu nombre) o ticar en ANÓNIMO.
    Besos y ¡Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  2. Tu artículo me ha hecho pensar en la gran importancia del impulso vital y de la poca atención que se le da socialmente.
    Espero que por muchos años los niños puedan seguir contando con profesionales y con modelos como tú, Carolina!!
    Un fuerte abrazo, desde España!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias Silvia!
    Tienes toda la razón, solo nos damos cuenta de la imortancia del Impulso vital de un ser humano cuando lo pierde.
    Lo intuía cuando trabajaba con mis niños y veía otros niños sin patología biológica o social.
    Una de las cosas importantes en nuestro trabajo es recuperar ese impulso vital.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Carol,
    ¡Enhorabuena por tu blog! Soy Espe, por favor mándame tu dirección de email que te escriba. Besos

    ResponderEliminar

TU OPINION IMPORTA

ARTÍCULOS